Sao Felix Baiano - Sao Felix

São Félix

Raíces brasileñas

Cuando el fundador de la compañía, Geraldo Dannemann, fundó su primera fábrica de puros en la provincia brasileña de Bahía en 1872, tenía la mirada puesta en un lugar en particular: São Félix.

Cuando el fundador de la compañía, Geraldo Dannemann, fundó su primera fábrica de puros en la provincia brasileña de Bahía en 1872, tenía la mirada puesta en un lugar en particular: São Félix.

Situada directamente a orillas del Río Paraguazú, esta ciudad ofrecía, y aún hoy sigue ofreciendo, diversas ventajas debido a su privilegiada situación en la región conocida como el Recóncavo, a las puertas de una zona que ha desempeñado durante siglos un importante papel en el crecimiento del tabaco. En el corazón de este área yace una microrregión, conocida como Mata Fina. La ciudad a la otra orilla del río, Cachoeira, ofrecía una infraestructura extraordinaria, y en aquellos días el río Paraguazú era la mejor ruta comercial a la capital, Salvador de Bahía, desde donde se transportaban puros y tabaco a Europa.

São Félix sigue siendo hoy en día "la ciudad de Dannemann", el hogar de la marca de prestigio internacional DANNEMANN. Este legado puede verse en el CENTRO CULTURAL DANNEMANN, con su fáCENTRO DANNEMANNtra en el primer edificio que utilizó Geraldo Dannemann. Se restauró por completo en los años ochenta, y desde entonces se ha convertido en una de las mayores atracciones turísticas de todo el Recóncavo.

El ayuntamiento, el puente ferroviario y numerosos edificios de São Félix son otros legados del pionero del puro, cuya compañía recibió el título de "Fábrica imperial de tabaco", de manos del Emperador de Brasil por aquel entonces. Los habitantes de São Félix siguen orgullosos de esta distinción, así como de la histórica visita del Emperador Don Pedro II por este motivo.

Aquello que comenzó en 1872 sigue en pie en la actualidad. Tras pasar por varias fases de elaboración, algunas variedades de tabaco para puros cultivados en el suave clima de la región Mata Fina tienen como destino São Félix, donde Geraldo Dannemann pudo contar con la ayuda de expertos enrolladores de puros ya por el siglo XIX.

En este sentido, nada ha cambiado hasta ahora. En el edificio original de la compañía, situado directamente en la romántica orilla del río, manos experimentadas siguen enrollando puros de tripa larga. Y el producto de estas manos continúa deleitando a los conocedores de puros de todo el mundo.

Read more